Eligiendo a una madre muy especial

Autor Anónimo

Me dicen que éste año más de cien mil mujeres serán madres de niños con discapacidad. Me he preguntado como son escogidas éstas mamás, y como respuesta…he imaginado a Dios mirando, desde el cielo a la tierra. Así:

Conforme el Señor observa a las mamás, dá instrucciones a un ángel , su secretario quien anota en una gran libreta lo que su Jefe le dicta: “Gonzàlez Pedro, su santo patrono será Santa Cecilia; Sánchez Carmen y Lupe, gemelas, su santo patrono…asigna a San Gerardo…él las cuidará”. Así vá dictando sus instrucciones al ángel, quien con cuidado toma nota.

Cuando mira a una mujer con cualidades especiales, sonríe y le ordena a su secretario “Confíale a ella un hijo con discapacidad”
El ángel curioso pregunta: “¿porqué a ella, Señor…si se vé tan felíz” Dios responde “Si lo es, mas no podía darle un niño así a una mamá que no supiera reir…sería cruel”.
-“Yo no quiero que ella tenga paciencia, porque se hundirá en un océano de autocompasión y desolación”- Respondió Dios, quien siguió diciendo: “una vez que el impacto haya pasado y el resentimiento se borre en ella, sabrá manejarlo. Ya lo observé hoy, es bella, segura e independiente, como lo necesita ser una madre especial. Como verás, el niño que voy a darle tiene su propio mundo y ella tiene que permanecer en el suyo…no es fácil, lo sé muy bien”.

El ángel comentó preocupado: “Pero Señor… tal vez ella ya no siga creyendo en ti después de ésto”. Dios sonrió y dijo: “Ya lo verás…eso lo arreglaré. Ella es la mujer adecuada …¡tiene suficiente entereza!. Además es una mujer a quien bendeciré toda su vida . Ella no se dará cuenta pero será envidiada, sabrá valorar cualquier palabra que salga de la boca de su hijo. Nunca considerará los avances de él como cosa ordinaria. Cuando su hijo diga “mamá” por vez primera, será testigo de su gran esfuerzo y lo amará más; cuando él le describa un árbol o una puesta de sol, los verá como poca gente vé mis creaciones . Yo le permitiré apreciar claramente las cosas como yo las veo. ¡Nunca estará sola: Yo estaré a su lado cada minuto de cada día de su vida, porque estará haciendo mi trabajo con el mismo amor con el que yo lo haría!”.
-“¿ Y cómo reaccionará el papá del niño, Señor”- dijo el Angel.
“El dará su apoyo a su hijo y a la madre, porque yo también le ayudaré.”

Finalmente, el ángel preguntó “¿Quién será el Santo patrono del niño”? Dios le respondió sonriendo: “Bastará con que se mire al espejo:
¡Y ahí mismo me encontrará!”.