A ti, mama de un bebe con sindrome down

Cuando pensamos en las cosas graves, no nos imaginamos que puedan sucedernos a nosotros. Ni un accidente, ni la muerte, ni otras cosas.

Las pensamos siempre lejanas, pero el hecho es que resulta extraordinariamente raro que en la vida de una persona no se presente al menos un suceso grave.

Y si no nos enteramos de más cosas es porque a veces hay algunos que no se platican, como el nacimiento de un bebé con Síndrome Down.

Pero consideremos algunas cosas: para empezar es imposible querer a dos hijos de la misma manera, porque la personalidad de cada uno le da forma al amor que nosotros les damos.

En segundo lugar esta esa tendencia constante de querer que toda nuestra vida sea normal, como en una película. Pero el hecho es que tu hijo es "especial".

Pero... ¿Especial como?

Si analizas superficialmente su condición, le encontrarás particularidades físicas. Pero si miras más profundamente, verás que tu hijo es especial entre el resto de las personas porque en lugar de maldad tendrá una ingenuidad enorme, será la bondad pura, ¡será todo corazón!

Las personas con Síndrome Down son ángeles entre nosotros.

Tù llegarás a amar a tu hijo como ahora no puedes imaginar, tal vez te costará creerme, pero sé bien lo que te digo.

En medio de lo singular de la situación, eres una privilegiada.

Lo único que te falta es que te des permiso de amarlo como él te amará a ti. Tu hijo tiene un corazón mucho mayor que todos los que hayas conocido hasta ahora, y serás tú, su madre, quien lo llene por completo: ¡Te amará como a muy poca gente se le ama en este mundo!

Procura platicar con madres que tengan hijos en esta condición, porque ellas podrán explicarte mejor lo que te digo.

Un abrazo.

Santiago Lanz.