Articulo: ¿Conoces a Pablo Pineda?

Seguro has escuchado ya de él. Se trata de un joven de 32 años de edad que ha dejado al mundo con la boca abierta ya que, primero que nada es el primer licenciado europeo con Síndrome de Down y segundo, recientemente participó como protagonista de la película “Yo también”, producida por el galardonado director español Julio Médem y escrita y dirigida por Álvaro Pastor y Antonio Naharro y que en España está por estrenarse en otoño de este año.

Nacido de Málaga, licenciado en magisterio, y ahora estudia psicopedagogía y oposiciones.

En entrevista, él mismo comenta que lo que más le agradece a sus padres es que no se le haya sobreprotegido, pues le ayudaron a entrar en el mundo luchando como cualquier otra persona.

“Se nos sobreprotege y se nos trata entre algodones. Incluso, algunos prefieren que no vayamos al colegio. Mi familia me trata como a un hijo y no como un síndrome de Down. Mis padres siempre me han exigido que entre, salga y tenga amigos, que no me quede en casa. Defendieron que yo estuviese escolarizado. Un consejo sería que se estimule mucho al niño y se confíe en sus posibilidades.”

En otra entrevista,  él mismo admite que la integración laboral es muy difícil para las personas con síndrome de Down. Pablo es un ejemplo de que la integración es una realidad, y de que es posible lograrla si poco a poco, la sociedad entera une sus esfuerzos.

En nuestra comunidad, el Instituto Down poco a poco va dando evidencia de ello, ya que hoy en día sostiene un programa de integración laboral, que ha rendido ya grandes frutos, ejemplo de ello son, desde hace más de 4 años, Arnoldo Cuevas, quien está trabajando en el Hotel Fiesta Inn; y recientemente se incorporaron al trabajo Rosy Plafox, como auxiliar en una casa de cuidado diario; Velia Caudillo en un club deportivo como personal de intendencia; y Graciela Maure como empleada en una franquicia de comida rápida.

“Yo También”;

La película trata sobre una historia de amor entre un hombre con síndrome de down, y una trabajadora social, Sobre las adversidades que enfrentan juntos y los problemas que, a raíz de la discapacidad, se generan entre la pareja.

A pesar de los paralelismos de Daniel, con Pablo Pineda, la historia es por completo una ficción que en definitiva refleja una dura realidad: la propia incapacidad de amar y ser amados.